0 4 mins 1 mes

En el aula existen diferentes situaciones que pueden generar en los estudiantes estrés y ansiedad, aunque muchos no creen estas emociones surgen más de lo que pensamos, las situaciones familiares, personales o con los compañeros pueden aumentar este tipo de situaciones. 

La motivación, la gestión y la organización del tiempo diario puede influenciar positiva o negativamente en los alumnos, algunos de estos problemas pueden causar estrés o ansiedades en el aula y es allí cuando los profesores deben identificar y abordar estas situaciones. 

Recomendación y técnicas para abordar el estrés y la ansiedad en el aula

¿Qué hacer con la ansiedad y el estrés en el aula de clases?

La ansiedad y el estrés son reacciones que pueden surgir en diferentes momentos de la vida, tanto en adultos como en niños, por su parte el estrés es una reacción del organismo que surge principalmente en situaciones de peligro o que exigen una reacción rápida por parte de las personas. 

Algunos de los síntomas que representan el estrés o la ansiedad son el dolor de cabeza, el cansancio, diarrea, sudoración excesiva, entre otras situaciones relacionadas con el estrés, por su parte la ansiedad acelera la respiración, causa nerviosismo, sensación de pánico y aumento del ritmo cardiaco, entre otros síntomas. 

En el ámbito educativo hay muchas formas de gestionar estas emociones y ayudar aquellos estudiantes que presenten los síntomas anteriormente mencionados, es una situación que no debe verse como un problema imposible de solucionar, son situaciones que se pueden mejorar para que estén cómodos en el aula de clases. 

Recomendaciones y técnicas para tratar el estrés y la ansiedad 

Inicialmente se debe identificar qué situación produce el estrés o la ansiedad para trabajar en ella, aportando a los alumnos estrategias de gestión emocional y facilitando planes personalizados de enseñanza aprendizaje así como el desarrollo de habilidades sociales en el aula. Algunas de las técnicas que se pueden aplicar son:

  • Trabajar en las relaciones interpersonales creando un clima seguro y agradable. 
  • Utilizar la técnica de respiración abdominal, sentados o acostados en el suelo, en silencio, con el cuerpo lo más relajado posible y una mano en el abdomen hay que inspirar durante tres segundos y espirar lentamente. 
  • Ejercicios de relajación muscular, sentados hay que tratar de relajar el cuerpo y respirar durante algunos segundos, apretar los músculos de la cara y aguantar unos segundos, después relajar y respirar.
  • Es recomendable practicar algunas posturas de yoga y meditación en algunos momentos del día. 
  • Desarrollar técnicas de organización y gestión del tiempo que haga que los estudiantes estén organizados en sus asignaturas y no se acumule el estrés por la cantidad de tareas. 
  • Inculcar hábitos saludables que beneficien la salud física y mental de los estudiantes, así como ofrecer técnicas individuales para afrontar momentos de ansiedad.

Finalmente, si los padres también identifican esta situación de ansiedad y de estrés en sus hijos es importante hablar con ellos y aportarles seguridad no solo en clases sino también en el hogar, a través de una copia de llaves del hogar y así paso a paso se van mostrando diferentes herramientas que brinden mayor seguridad en diferentes ámbitos de la vida.