0 5 mins 3 semanas

Cuando se habla de exposición oral en el aula se hace referencia a la técnica que le permite al estudiante a hablar en clase y presentar de forma oral un tema ante sus compañeros y el docente, de una forma ordenada y con el fin de mostrar sus conocimientos en el tema. 

La exposición oral ayuda mucho a los estudiantes a desarrollar la expresarse ante otras personas, se trata de exponer un tema de forma clara, precisa, sencilla y estructurada, es por ello que en este artículo se presentarán 5 consejos para hacer la mejor exposición. 

Recomendaciones antes de la exposición 

Preparar el guión: lo mejor que se puede hacer antes de la exposición es crear una buen estructura o guion, enumerando los temas que se van a tocar durante la exposición oral, hay que precisar cuánto tiempo se le dedicara a la presentación y a la despedida, lo mejor es organizar bien las ideas y avanzar delos general a lo específico.

Estudiar con antelación: es necesario estudiar el tema que se va exponer días antes de la exposición, no quiere decir que se aprenderán el contenido de memoria, el objetivo es que el cerebro recuerde lo que se va expresar con fluidez y seguridad. 

Ensayar exponiéndose a otras personas: bien sea a familiares, amigos o frente al espejo, es importante que practiquen la exposición oral en voz alta, otra opción es grabar los ensayos y luego revisar para notar en que deben mejorar.

5 consejos para la mejor exposición en el aula de clases 

Utilizar material de apoyo: el material de apoyo en las exposiciones va más allá de una presentación, hay que ser creativos, es recomendable incluir láminas hechas a mano, video o cualquier herramienta que permita que la audiencia esté entretenida.

No extenderse con temas innecesarios:  lo mejor de las exposiciones es hablar con naturalidad, utilizar un lenguaje formal y respetuoso pero sin caer en lo aburrido, no es recomendable utilizar expresiones rebuscadas o técnicas pues es posible que no lo comprendan, lo mejor es decir las cosas de una forma sencilla. 

No hablar demasiado rápido: hablar demasiado rápido o lento juega en contra del expositor, por lo que no lograran que el público comprenda el tema, y por otra se envía una señal de desconocimiento del tema, por lo tanto es recomendable hablar como lo hacen siempre, que se sienta que dominan el tema y hacer las pausas en los momentos que se quieran. 

Disfrutar de la exposición oral: lo mejor de una exposición es disfrutar de ella y dominar los nervios, esto se logra con el dominio del tema, si están bien preparados sentirán seguridad, debe verse como una charla con los compañeros de clases a quienes ven todos los días, el día anterior de la exposición hay que descansar muy bien y hacer ejercicios de respiración para mantener la calma. 

Cuidar los detalles: hay que asegurarse de estar de punta en blanco, hay que cuidar el peinado, la ropa y que el material de apoyo tenga una buena apariencia, hay que fijarse que no tenga errores ortográficos y que los equipos fluyan sin problemas. 

Finalmente, también hay que prepararse con preguntas por parte de la audiencia, hay que pensar en cómo responderles de forma clara y sencilla, si no tienen la respuesta no hay de qué preocuparse, solo hay que decir que la investigan y la dirán más adelante.