0 4 mins 5 meses

En la actualidad están cada vez más presentes las viviendas inteligentes, es por ello que términos como la domótica y el internet de las cosas están cada vez más presentes, sin embargo, en algunas ocasiones es común que las personas se confundan. 

Por consiguiente, en este artículo se hablarán de sus diferencias, por lo que se mencionara como domotizar una vivienda y en qué se diferencia con lo que se conoce como EL Internet de las Cosas (IoT). 

¿Qué es la domótica? 

Cuando se habla de domótica se hace referencia a los dispositivos inteligentes que se tiene en el hogar, un ejemplo de ello son las bombillas inteligentes, el altavoz, el horno, persianas automáticas y todos los aparatos que puedan llegar a conectarse entre sí. 

Pero una de las claves de todo ello es que son dispositivos que nunca salen de la vivienda, es decir, son electrodomésticos o dispositivos que solo se utilizaran en casa y su uso estará basado solo en ese sentido. 

Por consiguiente, hay que indicar que los dispositivos de domótica no son específicamente los que están conectados a internet, ya que algunos de ellos funcionan a través de bluetooth, así como otras conexiones. 

Gracias a la domótica, los usuarios podrán realizar varias tareas al mismo tiempo, por ejemplo programar una función desde el móvil para que a una hora específica se cierren las persianas y se apaguen todas las luces. 

¿Qué es el internet de las cosas? 

El internet de las cosas ofrece una gran diferencia ante la domótica, es que estos son dispositivos fuera de casa, incluso se pueden nombrar sensores y dispositivos que hay en la calle, como los semáforos, sensores, entre otros. 

La mayoría de estos casos son aparatos que van a estar conectados a la red y van a depender de un servidor para funcionar, la misión principal de estos dispositivos es poder enviar información de un aparato a otro. 

Por consiguiente, se puede aplicar en sectores públicos o de salud y así recibir información constante de un paciente, sin embargo, también es posible tener dispositivos IoT en el hogar como por ejemplo los sensores de temperatura. 

Se puede decir que el internet de las cosas forma parte de la domótica, ya que se puede aplicar en una vivienda, pero no es un sistema solo exclusivo del hogar, sino que también se utiliza en el sector industrial, en la sanidad o en la calle en general. 

En resumen, la domótica se enfoca en mejorar el día a día de las personas en su vivienda, gracias a los electrodomésticos inteligentes, así como automatizar las tareas y controlar los electrodomésticos. 

Los dispositivos del Internet de las Cosas (IoT) se utilizan especialmente para el envió de información y para conectar los dispositivos, pero no solo a nivel doméstico, sino también industrial y en muchas otras áreas, de igual forma se puede decir que se trata de la interconexión digital de diferentes objetos que se utilizan diariamente.