0 4 mins 12 meses

La alimentación es de gran importancia para el desarrollo de los niños en todos los sentidos, porque, aparte de ayudar en su desarrollo físico, también juega un papel relevante en el desarrollo intelectual.

Nutrientes que tu hijo necesita para mejorar su rendimiento escolar

Todos los alimentos contienen nutrientes que proporcionan diferentes beneficios, y si quieres elegir aquellos que favorecen el funcionamiento del cerebro, considera esta breve orientación.

  • Grasas saludables. Están conformados, principalmente, por ácidos grasos omega 3 y omega 6, ambos son indispensables para el desarrollo del cerebro durante la infancia. Los puedes encontrar a través de aguacate, frutos secos y pescado azul.
  • Vitaminas Grupo B. Favorecen el metabolismo de la energía. Encuéntralos en cereales integrales, lácteos y huevos.
  • Hierro. Este mineral evita la sensación de cansancio. Para ingerir hierro, tu hijo necesita carnes magras, huevos, pescados, legumbres y verduras.
  • Magnesio. Tiene gran relevancia en la transmisión del impulso nervioso y liberación de energía, al igual que el hierro, evita la fatiga. Puedes incrementar su ingesta en el menú de tu hijo, con verduras de hojas verdes, lácteos, mariscos, carnes y pescados.
  • Zinc. Es de gran ayuda para la función cognitiva, metabolismo energético, desarrollo del sistema inmune, e incluso, favorece el crecimiento. Para incluir éste nutriente en el plato de tu hijo, lo puedes hacer, a través de los frutos secos, los huevos, la carne magra y los moluscos.

Con esta breve orientación, podrás saber cuáles alimentos te ayudarán a proteger el cerebro de tu hijo, así como el cerrajero te ayuda a reforzar la seguridad de tu hogar. De esta manera podrá mejorar su rendimiento académico.

Consejos para que tus hijos se alimenten de manera adecuada

Si quieres que tus peques puedan aprovechar al máximo los nutrientes de los alimentos, te recomendamos seguir estos sencillos consejos.

  • Los niños deben comer 5 veces al día. Su dieta debe estar conformada por desayuno, merienda de media mañana, almuerzo, merienda de media tarde y cena. Ésta última no debe ser tan tarde.
  • Utiliza la pirámide alimentaria como guía. Es una excelente alternativa para conocer los grupos de alimentos y las opciones recomendadas para diseñar los menús. En este punto es importante destacar, que tu elección debe evitar el consumo excesivo de dulces, bollería y fritos, no contienen suficientes nutrientes, en su lugar contienen grasas saturadas, azúcares, entre otros.
  • Integra a tus hijos en la preparación de los alimentos. Se debe acostumbrar a los alimentos, su presentación, cómo se pueden preparar, esta es una estrategia con la cual se ayuda a los niños a valorar y respetar los alimentos. Y procuren comer siempre en familia.
  • Deben poner su cuerpo en movimiento. Este consejo no está relacionado con la alimentación de manera directa, pero si ayuda a que el organismo de tu hijo se desarrolle a la perfección, que lleve una vida activa.
  • Debe dormir al menos 10 horas. En niños entre 6 y 12 años, es recomendable que duerman esta cantidad de horas, que favorece a un sueño reparador, su cerebro estará descansado y en óptimas condiciones. Aparte, es necesario para que el cuerpo absorba la hormona del crecimiento.

Ayuda a tus hijos a mejorar su nivel cognitivo de una manera sencilla y deliciosa. Sigue estas orientaciones y notarás los resultados.