0 4 mins 3 meses

Como todos sabemos cuando dormimos nuestro cuero produce sustancias, estas sustancias son llamadas melanina y serotonina, que permiten aliviar o mitigar las sustancias adrenalina y cortisol que son hormonas que se generan cuando tenemos estrés o estamos agotados.

He aquí la importancia de dormir bien, por ello hemos preparado este documento para explicarte con detalle el funcionamiento del sueño, su impacto en nuestro cuerpo y sus beneficios.

Antes de continuar, te sugerimos que revises los estudios científicos referentes a este tema; de la misma forma que consultamos con un cerrajero profesional al momento de instalar un dispositivo de seguridad en nuestro hogar, debemos consultar con expertos en el área psicológica para estudiar a fondo el tema del sueño.

 Te invitamos a leer el estudio realizado por el European Heart Journal donde luego de una investigación se pudo constatar que las personas que no duermen bien, no duermen lo suficiente o sufren de insomnio son más propensas a sufrir ataques del corazón, es decir tienen más posibilidades de tener problemas cardíacos.

Además el insomnio puede traer otras complicaciones tales como aumento de la tensión arterial, y desajustes en la frecuencia cardíaca.

Como podemos ver, dormir lo necesario es de vital importancia para el buen funcionamiento de nuestros órganos y células, y esto justamente hará que podamos sentirnos bien al momento de estudiar.

Cuando estudiamos nuestro cerebro hace un esfuerzo, los hemisferios trabajan ya sea para entender o procesar un contenido, realizar procesos matemáticos, leer, interpretar o desarrollar actividades que necesiten la creatividad.

Dormir bien, estudiar mejor

Está comprobado científicamente que las personas que duermne durante el tiempo idóneo antes de estudiar, tienen mejor aprendizaje que aquellos que estudian cansados, dormir lo adecuado permite además mantener una buena memoria, lo que repercute favorablemente al momento de grabar nuevos conocimientos y todo se reduce a que luego de dormir nos levantamos con mejor y más energía.

De ahí que es importante fomentar hábitos de sueño en nuestros niños, como por ejemplo dormir temprano, dormir a la misma hora, ducharse antes de dormir, etc.

Otra sugerencia es evitar las siestas en horas de la tarde, especialmente si están pasadas las tres d ella tarde.

También es bueno disminuir o evitar por completo el consumo de alcohol, café y chocolate en horas de la noche, así estaremos más relajados al momento de dormir.

Hacer ejercicio es excelente para la salud, sin embargo debemos evitar ejercitarnos cerca de nuestras horas de sueño, lo recomendable es hacer cualquier deporte por lo menos tres horas antes de irnos a dormir.

Mantener un dormitorio ordenado y pintado con colores pasteles, suaves o neutros, hará de nuestro ambiente un espacio relajado que nos permitirá dormir mejor y estudiar mejor.

Es vital no revisar el teléfono antes de irnos a la cama, y menos si la luz de la habitación se encuentra apagada, pues esto puede causar insomnio y generar que no durmamos o que tengamos un sueño pesado o incómodo, y que al levantarnos nos encontremos agotados como si no hubiésemos dormido, generando malestar y no dejando que nos concentremos durante nuestros estudios.