0 4 mins 4 meses

Todos los niños aprenden a diferentes velocidades, es indiferente si tu hijo tiene un problema de aprendizaje declarado por parte de un médico o no, cada niño maneja un ritmo diferente… No lo juzgues, al contrario, demuéstrale que cuenta con todo tu apoyo y detecta cuál es la mejor estrategia para optimizar su aprendizaje.

Fortalece su autoestima

Muchos niños son muy frágiles, por eso es importante que sienta tu apoyo incondicional. Emplea mensajes positivos siempre.

En caso de que le sea detectada alguna condición médica que pueda hacer que su aprendizaje sea más difícil, no te alarmes, los profesionales cuentan con muchas herramientas y estrategias para ayudar al pequeño en alcanzar sus objetivos.

Evalúa sus capacidades, y comienza a darle responsabilidades acordes a ellas, en la medida que logre superar los objetivos, se va a esforzar para alcanzar una meta superior.

También incluya a su pequeño en otras actividades sociales, puede ser un grupo deportivo o clases de arte, lo cierto es que, el tener el contacto con otros niños de su edad, sin que estén los deberes escolares de por medio, le brindarán un valioso aprendizaje.

Es momento de comenzar o reforzar hábitos de estudio

Los hábitos o rutinas son una herramienta muy recomendada para todos los niños, tengan problemas de aprendizaje o no, porque esto les aporta seguridad.

Establezca horarios de estudio, así como un área destinada para el cumplimiento de las actividades escolares, no es necesario asignar una habitación completa para ello, porque muchos inmuebles no disponen del espacio suficiente.

Pero puede acondicionar un rincón de su dormitorio como zona de estudios, debe contener los implementos básicos, una mesa, una silla cómoda, luz, de preferencia natural, aunque también requiere de una lámpara, en caso de querer leer en horas nocturnas.

Al momento de realizar las actividades escolares, indique las instrucciones de manera breve, clara y precisa, confirme que haya comprendido lo que tiene que hacer.

En caso de que no lo haya entendido, deberás encontrar una forma de hacer entender el mensaje, sin ninguna señal de molestia.

Aplique estrategias de control de ira

Es normal que algunos niños puedan experimentar un gran enojo, esto es por la frustración, quizás desea hacer lo mismo que otros compañeros, pero aún no lo ha logrado, y por lo general, inician los comportamientos violentos.

En estos casos, por favor, evite imponer castigos físicos con la intención de disciplinarlos, porque según estudios realizados, esta acción va a ocasionar que la conducta agresiva aparezca de nuevo y con mayor potencia.

Por desgracia, la vida está llena de situaciones problemáticas, así que es momento de enseñarle a afrontar las dificultades y que la ira no soluciona absolutamente nada, al contrario, podría empeorar todo.

Enséñele alternativas para solucionar un problema, por ejemplo, si su cerradura se atasca, en lugar de querer romperla, es mejor llamar a un cerrajero para que la repare, o si tiene habilidad con las herramientas y el conocimiento necesario, con un poco de paciencia podrá remover y sustituir el dispositivo.